Mucho más para hacer

Mucho más para hacer

sea-aquiarion-280x197Si visitás Curaçao, no podés perderte la vista espectacular desde el mirador de la Colina Midden Seinpost en Rooi Santu. En una época, Midden Seinpost fue usado como sitio ceremonial por las tribus indígenas que vivían en la isla. La historia cuenta que una vez al año el jefe de la tribu usaba la colina como sitio de encuentro para discutir y mediar sobre los distintos temas que fueran de interés para la tribu. Como los indios consideraban a la colina sagrada la visitaban una sola vez al año.
Para los que prefieren naturaleza, está el Shete Boka National Park (abierto de 9.00 a 17.00 horas). En está área se encuentran más de diez hermosas bocas donde se reproducen tres especies de tortugas. Este parque empieza en la sorprendente Boka Tabla, donde las inmensas olas golpean la caverna subterránea. Los escalones entran en las rocas y conducen a la boca de la taberna. Ahí es posible sentarse en el borde y surfear hacia adentro. Además de ver el interior de la caverna, se puede caminar por el risco de piedra caliza y disfrutar una vista increíble de la escarpada costa norte de Curaçao desde la altura. Un camino de tierra, que se puede recorrer en jeep, conduce a Boka Tabla, cruzando la desolada costa norte hacia seis pequeñas entradas: Boka Wandomi, Boka Kortalein, Boka Plate, Boka Mansalina, Boka Djegu y Dos Boka. Estas entradas son áreas protegidas donde se reproducen las tortugas y yacen en el parque. Asimismo hay dos grandes caminos para practicar excursionismo. El Camino Boka Pistol que demanda una hora de caminata a través de Boka Brown donde las tortugas marinas llegan a la playa y ponen sus huevos. En Boka Pistol las grandes olas tocan el cielo y se rompen cual fuegos artificiales. Las vistas panorámicas son espectaculares desde las colinas de piedra caliza.
También se pueden explorar las Cuevas Hato, una elaborada red de estalactitas y estalagmitas con dibujos de por lo menos 1,500 años o hacer alpinismo en los caminos de 4,446 hectáreas del Parque Nacional de Christoffel. A los entusiastas del buceo les va a encantar el Bosque de Hongos, una selva de vida submarina de 10 pies, con corales que asemejan la forma de los hongos. Estas son solo algunas de las diversiones que hacen del turismo y viajes a las Antillas Holandesas algo maravilloso.

Además, para los que quieren conocer el fondo marino y no se animan a practicar el buceo, hay un moderno submarino para contemplar los espectaculares arrecifes de coral. El Explorador del Mar fue desarrollado en Australia para ser usado en la Gran Barrera de Coral. El navío se sumerge y explora la vida marina. Su paseo comienza en el puerto de Willemstad desde donde parten los pasajeros en ómnibus hasta el Sitio de Buceo para abordar el submarino. De allí se embarca en un paseo por los arrecifes de coral a lo largo del lado sur de la isla. Se ven docenas de peces tropicales como por ejemplo, el pez cola amarilla o rubia, el sargento mayor, el pez loro y el pez ángel reina, así como las delicadas colonias de coral que llevaron miles de años en construirse. Luego un buceador alimenta a los hambrientos peces frente a las ventanas.

Los adultos pueden hacer un paseo guiado por la destilería de los famosos licores. La Curaçao Liqueur Factory está en la Mansión Chobolobo construida a principios del 1800. Desde 1946 Chobolobo es la casa de la destilería Senior Co, que produce el Bleu Curaçao.

Y las familias no pueden perderse el Curaçao Sea Aquarium. Verán muchos pequeños y grandes especímenes y está lleno de tesoros, ofreciendo más de 400 especímenes de las aguas que rodean Curaçao. El Acuario Marino es una de las colecciones más extensas de la vida marina del Caribe. Hay muchos shows de alimentación con flamencos, rayas, tortugas marinas, tiburones. En el complejo hay un canal de salida para ver los tiburones de limón, los tiburones nodriza, las tortugas marinas y un lobo marino. Como se los alimenta durante el día, se puede observarlos bien de cerca. Después está el Museo Shell con una de las colecciones más extensas de caracoles imaginables. Y la sensación estrella es la Academia del Delfín que tiene un programa llamado “Encuentro con el Delfín” que ofrece la rara oportunidad de aprender más sobre el Delfín Nariz de Botella mientras se encuentra parado con agua hasta la cintura en una plataforma semi sumergida. Antes de esta actividad, los entrenadores de delfines les darán una breve explicación. Si de nadar con delfines se trata, entonces este es el lugar indicado. Para aquellos que se quieren está el Snórkel del Delfín y el Buceo con el Delfín en Mar Abierto donde los participantes bucean en un hermoso arrecife de coral junto a los delfines.