Las piscinas naturales de Pamukkale

Las piscinas naturales de Pamukkale

baños-termales
Blancas terrazas calcáreas donde el agua termal se desliza en forma de cascadas por la ladera de la montaña desde hace miles y miles de años; así son las piscinas naturales de Pamukkale, en la parte asiática de Turquía. Una maravilla de la naturaleza que sorprende y repara el cuerpo y el espíritu.
Por: tiempoviajes.com

Terrazas escalonadas calcáreas en Pamukkale

La vista desde la montaña que tiene estas formaciones calcáreas es increíble

Emplazadas de forma natural sobre el valle del río Menderes al suroeste de Turquía, en la provincia de Denizli, se encuentran unas de las piscinas naturales más bellas e impresionantes del mundo. Las piscinas de Pamukkale -lo que en turco significa “castillo de algodón”- se han ido terminando de formar con el paso de los años y se han convertido en un gran atractivo turístico muy recomendable para ver.

Pamukkale, que en idioma turco significa castillo de algodón, está en el suroeste de Turquía, mas precisamente en el valle del río Menderes, provincia de Denizli a unos 350 km de Estambul, pero en la parte asiática de Turquía.

Aunque su nombre hace referencia a un castillo, no tiene nada que ver con lo que en realidad es. Pamukkale está constituido por un conjunto de formaciones calcáreas que con el paso de los años han ido tomando forma, generándose así esta curiosa morfología. Es una enorme formación geológica de color blanco, que se ha ido formado a partir del carbonato cálcico que generan las precipitaciones de calcio de las aguas termales que fluyen por este lugar.