Comienza la travesía

Comienza la travesía

El viaje parte un viernes a la tarde y en minibus desde Buenos Aires. Quienes así lo deseen pueden viajar por su cuenta en avión u ómnibus, y deberán llegar a Chos Malal durante el día sábado para poder reunirse con el grupo. El aeropuerto más cercano es el de Neuquén (380 kilómetros) y se puede contratar un transfer a Chos Malal (transfer y vuelo no incluidos).

Luego de unas 20 horas de viaje se llega a la ciudad neuquina, allí habrá tiempo libre para conocer la ciudad, preparar las bicis y descansar. La primera noche será en un hotel de 3 estrellas con desayuno y en base doble o triple.

El segundo día (domingo) será el primer tramo de pedaleada desde Chos Malal hasta Huingancó. Luego del desayuno y de recibir una charla de informativa general de la travesía y su logística, se empieza a pedalear hacia el noroeste en búsqueda de la Cordillera del Viento. A los pocos kilómetros de haber salido, aparece el Volcán Domuyo, que con sus 4700 metros sobre el nivel del mar es el más alto de la Patagonia y es ícono para expediciones de trekking en búsqueda de hacer cumbre. El camino asfaltado sube lentamente hasta el punto elegido para el almuerzo, a los 44 kilómetros. De allí en más habrá que despedirse del asfalto hasta dentro de un par de días.

En la tarde los ascensos continuarán entre un paisaje de pinos y montañas que invitan a disfrutar luego del descenso final hasta Huinganco, una villa veraniega junto al río Neuquén donde será el acampe. Durante esta jornada se recorren 61,65 kilómetros: 1375 metros de ascenso y 1037 metros de descenso.

El lunes, y día 3 de expedición, el objetivo es llegar hasta el Río Reñil Reuvú. En esta segunda etapa se parte de Huinganco. Luego de cruzar Andacollo y el Río Neuquén, el viaje continúa en dirección sudoeste, recorriendo un camino de ripio en un paisaje semidesértico, que permite ver los cerros nevados en el horizonte. La jornada transcurre subiendo y bajando de valle en valle, siempre en contacto con los ríos Neuquén, Nahueve y Lileo hasta llegar a las orillas del Río Reñil Reuvú donde se hará el campamento. En total durante este días se recorren 43 kilómetros: 968 metros de ascenso y 1077 metros de descenso.

El cuarto día termina en Cerro Monocol. Luego de desayunar y desarmar el campamento, comienza la pedaleada hacia el Cerro, rumbo oeste, siguiendo el curso del Río Reñil Reuvú. El paisaje comienza a variar, el suelo por momentos toma el color oscuro de la arena volcánica matizado con los distintos verdes de la vegetación. Este es un día de franco ascenso. A los 26 kilómetros se llega al Puesto de Gendarmería argentina donde se hacen los trámites de migraciones y aduana para salir del país. Luego de almorzar ya se verá el Cerro Moncol, como también bosques de lengas y distintos cajones o valles. Sobre el final de la etapa algunas bajadas servirán para recuperarse del esfuerzo. De los 37,5 kilómetros que se recorren 960 metros son en ascenso y 390 de descenso.